Lo Que Piensas Se Hace Realidad

Lo que yo pienso es lo que se materializa en mi vida, porque cualquier cosa que haga en mi vida primero la tengo que haber pensado, por ejemplo si yo voy a hacer una mesa primero pienso en la mesay luego la hago o si voy a hacer un pastel pienso que tipo de pastel voy a hacer, primero lo tengo en mi mente y luego lo materializo.

Es una excelente noticia el darme cuenta que lo que pienso es lo que realizo. Hay que estar muy alerta y muy conciente de mis pensamientos, elegir mis pensamientos, porque a lo que yo piense es a lo que yo le doy poder, si estoy pensando en todo lo malo que sucede, en todo lo negativo y en que el agua se está acabando, y lo pienso y lo pienso como a eso le doy poder eso es lo que crece y eso es lo que realizo en mi vida toda esa cosa negativa y toda esa situación de desesperanza, pero si yo empiezo a tener más pensamientos de creatividad, de vida, de fuerza, de poder en el mejor sentido de la palabra eso es lo que voy a tener en mi vida, todo eso se va a materializar.

Si yo pienso en mi enfermedad ¿Qué es lo que pasa?

Desde luego puedo pensar un momento en mi enfermedad o en la situación problemática que hay en mi vida, es bueno para encontrar las respuestas, pero si todo el tiempo el pensamiento está girando alrededor de la enfermedad, atraigo más la enfermedad, porque mis células y mis neuronas y todo mi cuerpo lo que está escuchando y esta recibiendo es enfermedad.

¿Si pienso en términos de salud? En lugar de pensar en la enfermedad voy a pensar en los recursos de salud y de vida que tengo, tanto a nivel médico como a nivel emocional,  a nivel mental y a nivel espiritual.

Las grandes verdades de la vida son increíbles porque en donde yo pongo mi atención ahí pongo mi poder y eso es lo que hago crecer en mi vida.

Tenemos que utilizar la palabra correcta de que vaya de acuerdo a lo que yo estoy creyendo en este momento de mi vida de la evolución de mi conciencia.

Un ejemplo de algo que a mi me sorprendió es que cuando Pasteur estaba elaborando la vacuna contra la rabia y a sus contemporáneos les parecía increíble que de veras existieran los microbios, apenas se estaba descubriendo lo que eran los microbios y todo eso, entonces cuando el hizo la vacuna era de “bichos” vivos. Tenía un adversario científico que no creía para nada ni que hubiera microbios ni que se pudieran aislar los agentes de la enfermedad, no lo creía. Pero estaba tan convencido de que eso era imposible que un día que se encontraba en dialogo con Pasteur quien tenía un recipiente con cultivo que provocaba una enfermedad fuerte, y el le dijo, para que veas que eso no es cierto, y antes de que Pasteur pudiera hacer algo, se lo bebió y le dijo“no sabes que a mí no me va a pasar nada y te vas a dar cuenta de que estás equivocado”. No le pasó nada.

Pasteur como hombre libre no dejó que este evento determinara que el siguiera o no con estos estudios. Siguió con sus estudios y efectivamente después comprobó esta existencia de los microbios y de las vacunas y todo.
Yo tengo que elegir a que tipo de pensamientos voy a dedicar mi atención y a que tipo de pensamientos les quiero dar poder, porque tampoco puedo estar monitoreando a cada rato todos los pensamientos.

Entonces, es muy importante que yo diga los pensamientos que tengo determinan como me siento y determinan que sucede en mi vida, porque los pensamientos atraen a mi vida lo que es similar a ellos y los pensamientos se materializan, esto lo sabe gente como Buda, desde hace 500 años A. C., decía que los pensamientos se hacen realidad, es sorprendente que una persona lo dijera desde hace mucho tiempo, y muchos lo han dicho.

Yo me he dado cuenta por ejemplo Victor Frankell, su verdadera libertad radicaba en lo que él elegía, que pensamientos elegía, el podía haber elegido pensamientos de ser miserable, de autocompasión, de víctima, de odio, de coraje, el se hubiera amargado y su vida hubiera sido miserable como desgraciadamente fue lo de mucha gente y sin embargo, eligió centrarse en lo que si tenía bueno, en recordar su propia esencia de vida y amor, él puso sus pensamientos en reconocer la bondad que había en los seres humanos a su alrededor, no en la maldad que había, él se centro en la bondad que había, se centró en lo que él elegía para su vida, y eso fue lo que se manifestó en su vida.

Yo estoy convencida que “lo que busco lo encuentro”. Si lo que yo busco es vivir en paz, vivir en plenitud, en el amor y en la bondad, eso es lo que voy a encontrar en los seres humanos, de manera que elegir mis pensamientos es la clave para elegir mi vida.

Mi presente lo construyo con mis pensamientos que van a ir determinando como va a ser mi futuro, porque un presente continúo genera lo que hoy podría llamar futuro.

Cuando yo creo que es posible vivir de otra manera, es posible vivir centrándome en lo que me une, en vez de lo que me separa, centrándome en lo que hay de bueno en otros y en mí.

Cuando yo empecé a darme cuenta de mis pensamientos y a cambiarlos, tomé una decisión: “Elijo tener solo pensamientos de Amor” (son pensamientos de confianza, de unión, de vida, de creatividad, de alegría).

Una frase de San Pablo que dice: “La fe es creer y tener ya desde ahora lo que sabemos para el futuro”, y lo otra de Jesús que dice: “ustedes cuando hagan oración denle gracias a su padre como que ya lo han recibido”.

Cuando yo doy gracias diciendo: ya se que estoy recibiendo el bien en mi vida porque lo que estoy deseando y viviendo e irradiando es el bien, cuando mis pensamientos son de bien mi conducta es de bien, y eso es lo que atraigo, mi vida es un continúo bien, puede haber situaciones dolorosas, pueden ser desagradables, pueden ser diferentes a lo que yo esperaba y a lo que a mi me gustaba, pero tampoco es magia y no porque yo diga que todo me vaya bien en la vida, se que todo me va bien en la vida pero no quita que en ese bien a veces hay piedras, a veces hay una pared donde menos me lo esperaba, pero yo puedo elegir darme de topes contra esa pared o puedo elegir buscar una alternativa, rodear la pared o escalar la pared o buscar un camino diferente y esa es mi libertad.

Por ejemplo mi esposo Gerardo tuvo esa experiencia cuando fue con un grupo de Alemanes que lo invitaron avisitar el muro de Berlín justo después de su caída, y él dice que cuando se pudieron subir, iba con un grupo de gente que tenía acceso y dice que al poder ver desde arriba los dos Berlines se dio cuenta que limitada era la visión en ambos lados cuando estaban en el suelo y estaba un muro y no veían más allá, y dice que el se conectó con que limitada era la visión de él, o puede ser la de cualquiera de nosotros, cuando estamos abajo y vemos un muro y creemos que todo eso es lo que hay, pero cuando escalas el muro y desde arriba ves cuanto más hay y como era el país y que ese muro era algo artificial, eso mismo lo puedo ocupar yo a mi vida, yo creo que estoy separada de otros seres humanos porque piensan diferente, porque actúan diferente, o pienso que estoy separada de mis sueños, de los logros que yo quiero tener para mi vida, porque creo que solo hay lo que tengo enfrente, pero cuando deseo algo es para mi bien y me concentro y mis pensamientos van es ese sentido, eso es lo que se manifiesta tarde o temprano en mi vida y a demás lo voy detectando.

Por ejemplo, si yo tengo ganas de crear una empresa por ejemplo para reciclar basura, yosoy una entusiasta de la ecología y quiero crear una empresa donde la basura se reutilice y le saque el potencial, yo al tener esto en mente, mi mente opera como un magneto, como un imán y voy atrayendo, a lo mejor si estoy sentada en una mesa de una boda que no conozco, a mi me pasó hace poco que me encontraba sentada en una mesa y no conocía a nadie de la mesa que a mi me toco y porque mencioné un tema que a mi me interesaba, alguien dijo: ¡hay que curioso! Hay otra persona que me acaba de hablar de eso mismo si quieres te la presento. Y antes de irme de la boda ya tenía el dato de esta persona.

MARUJA CÁNDANO

La Esencia de Mi Ser es el Amor

  • Donde hay amor no hay miedo.

  • Para liberarse del miedo, no hay que luchar contra él, sino dejarse seducir por el amor.

  • La paz es el regalo que nos hace el amor.

  • Solo tenemos que abrirnos a recibirla y aceptarla.

El ser humano es polvo de estrellas, dicen ahora los científicos. Yo digo que somos polvo (partículas) de amor, porque provenimos de la Fuente Infinita de Amor.

Sin embargo en el largo viaje hacia la conciencia se nos olvidó la fuente, la procedencia, y también la meta, el puerto.

Se nos olvidó que nuestro hogar es el amor y nos fuimos llenando de miedos; la humanidad hizo con frecuencia del miedo su país permanente.

Afortunadamente a lo largo de la historia siempre se han encendido luces que nos recuerdan que nuestra realidad no es el miedo, sino el amor.

Y aunque no se haya hecho la luz total, sí se han abierto rendijas.

La curación de actitudes es otra luz que nos recuerda que nuestra esencia es el amor. Que somos fundamentalmente amor y que no necesitamos tener miedo.

La curación de actitudes nos provee de herramientas para disolver los miedos, para abrir nuestra conciencia a que somos amor, poder creativo y constructivo, bondad, belleza, luz.

Y el proceso es doble: a más miedos disueltos, mayor brillo de nuestra luz. Y a mayor conciencia de esa realidad luminosa, mayor disolución de bloqueos.

Y el resultado de ese proceso es la paz. Aunque a veces, puede ir “la carreta antes de los bueyes”, y porque entro en paz, disuelvo los miedos.

A veces será de una manera y a veces de otra y todo está bien.

  • Dando amor es como lo conservo.

  • El amor se renueva a sí mismo.

  • El amor es la fuerza curativa más importante.

  • “Ahora” es otro nombre para el amor.

  • La ley del amor es la ley de la abundancia.

  • La única manera de experimentar amor es dándolo.

  • Cuanto más amor damos más tenemos.

  • Al dar a otro amor, estoy en posibilidades de aceptarlo para mí.

  • Lo que bloque a el amor es el miedo, el juicio, los pensamientos negativos y, más que nada la “autoduda”.

  • Cuanto más amemos más conciencia tomaremos de nuestro amor.

  • Cuando necesito amor, tengo que darlo: a otro o a mí.

  • Con los ojos del amor, todo lo veo diferente: comprendo, tolero, perdono, paso por alto…

  • Cuando estamos en torbellino, conflicto, etc… no somos capaces de vernos como amor. Entonces conviene, que, suavemente dejemos que algo o alguien nos devuelva el mensaje como en un espejo: la música, un animal casero, la naturaleza, alguien que nos ame.

  • Podemos preguntarnos: ¿Qué recurso u objeto tengo para verme a mí o a otro, con amor? –pausa- También podemos elegir deliberadamente algo que simbolice que yo soy amor.

  • Es fundamental ser honesto respecto al punto en que nos encontramos en este tema y reconocerlo abiertamente. Así podemos movernos hacia un estado de más paz y claridad: “Quisiera poder querer pero aún no quiero”.

  • Vivir en el amor, en mi experiencia, implica: confiar, respetar promover, unirme, comprender, tolerar, tolerar. Es aceptar al otro como es.

  • Lo contrario al amor no es el odio. Es el miedo, el juicio, la desconfianza, la separación. Es querer cambiar al otro, no dejarlo ser.

  • El amor me produce paz, el miedo conflicto. El miedo se ancla más en el pasado y el futuro.

 Maruja Cándano

 

Perdonar a Papá

Te perdono papá, por no ser como el papá de mi amigo;
por no ser como dicen los libros que deben ser los papás;
por esperar inútilmente de mí lo que yo sé que esperabas;
por soñar con mis triunfos como si fueran a ser tuyos;
por no amarme del modo que yo creía que merecía,
y por darme hermanos que me hicieron compartirte lejos de mí.
 
Te perdono porque todos mis juicios no me permitían amarte
como tú creías que lo merecías... Ahora sé que el
perdón es una gracia que se va recibiendo en el camino del
conocimiento de sí mismo.

Que el perdón no es al "otro" sino a uno mismo.
Sé también que no tengo nada que perdonarte porque he
reconocido mis pasos en la vida y me he perdonado a mi
mismo...
 
Y por eso... Perdóname tú a mí por no haber comprendido
que el papá de mi amigo no era el hijo de mis abuelitos:
que eras tú quien junto a mamá tratabas de construir,
mejorar, y perfeccionar nuestras habitaciones, nuestras
costumbres, y nuestros pensamientos.
 
Perdóname tú a mí por ignorar tu infancia y tus
proyectos y tus sueños que abandonaste paras ocuparte de
mí. Por no darme cuenta de lo que sentías cuando te
resignabas a lo que yo no podía cambiar, cuando aceptabas
mis cambios aunque no coincidían con tus proyectos,  y por
no darme cuenta de que me conocías mejor que yo... y que
siempre me esperabas con la misma paciencia y la misma
ilusión con que me esperaste esos nueve meses que por tu
encargo compartí con mi madre... y mucho meses más para
que yo pudiera decirte todo esto, de corazón a corazón.

 

Si Perdiéramos el Juicio

Si perdiéramos el juicio... Veríamos a nuestro padre como
lo que es en realidad.
Un ser que nos ofrece una gama de conductas exclusivas y de
pensamientos originales, elaborados en el crisol de una vida: nuestra vida.

La escuela de padres es el hijo, ante el cual busca y
ensaya respuestas a su propia identidad, ante el cual mide
y replantea sus propios sueños, ante el cual procura
evitar el reflejo de sus propios fracasos.
 
La responsabilidad del padre va más allá de lo visible:
del alimento, el vestido, y la habitación.  El padre es el
contacto evidente con la vida de la calle, con la vida fuera
del hogar, con el mundo externo en todos sus aspectos; el
mundo intelectual, el mundo político, el mundo social.
 
Los éxitos y fracasos del padre a la luz en los
periódicos y en los comentarios extrafamiliares; no sólo
en la intimidad del hogar.  Nuestra sociedad en el Siglo XX
lo ha catalogado reduciéndolo a sus pocas visibles funciones
en casa y, sobretodo, juzgándolo a través de su relación
de pareja.  Nos ha forzado a colocarlo, en nuestra mente de
hijos, en su comportamiento con nuestra madre; y a adoptar
-o combatir - el juicio que ella haga, en palabras o
actitudes.

! Si perdiéramos "el juicio"! Si no
confrontáramos a nuestro padre con ese modelo inalcanzable
de protección y seguridad que existe en el inconsciente
colectivo -sentimiento universal que persigue el ideal de
una Paternidad cósmica- lo haríamos más feliz, más humano.

Si le permitiéramos, mejor dicho, si le solicitáramos
mostrarnos la ternura de las emociones agradables y la
desazón de las experiencias desagradables, le
devolveríamos ese pedazo de su corazón que ha escondido
ante el mundo.
 
Lo aceptaríamos como es, no como un paradigma, y sobretodo
como un ser "nuestro".  Sabríamos más sobre su
infancia, sus sueños, sus temores, sus identificaciones con
la personalidad de cada uno de nosotros, sus hijos.
 
Aprenderíamos a protegerlo de nuestros juicios absurdos.
No lo catalogaríamos según las páginas del libro de
psicología.
 
Sería para nosotros, exclusivamente, nuestro papá, el
hombre que depositó nuestra semilla en el seno de nuestra
madre.
 
Aprenderíamos a escucharlo con el corazón, para conocerlo
mejor, aceptarlo plenamente y amarlo en la forma
incondicional que él desarrolla para amarnos.
 
Podríamos decirle -hoy y siempre- desde nuestro corazón:
"cada día te conozco mejor, papá.  Cada día aprendo
de tus sentimientos y por eso te abro los míos.   

Gracias, papá, por ser tú".

 

Descubro Que "Soy Fuente de Vida"

Este mes se celebra el día de las madres… y, ¿qué es una madre?: Una fuente de vida. Pero no lo es ella sola; se requiere de un hombre, una mujer y… Dios, la Fuente de Vida con mayúscula ¡Una mágica trinidad!

De manera que ser fuente de vida no es exclusivo de las mujeres que han tenido hijos… Ni siquiera solamente de las mujeres… Es de la esencia del ser humano: provenimos de la Fuente de Vida y estamos llamados a ser fuente de vida. Por lo tanto, para ser fuente de vida (madre) se requiere que cada uno integremos nuestra energía masculina, la energía femenina y la presencia de Dios.

Por eso me parece tan importante darnos cuenta de toda la vida que ya hemos generado y plantearnos qué más vida estamos ahora llamados a dar.

Una forma de hacerme la pregunta puede ser:  ¿de qué o de quién soy fuente-madre? ¿De qué amistades, pensamientos, empresas, poemas, risas, actividades, personas, plantas, ideas he sido o soy “madre”?

Todo lo que de alguna forma genere vida, propicie la vida, refuerce la vida, habla de nuestra función maternal. 

Y otro aspecto que para mí últimamente ha adquirido particular relevancia esdescubrir que en mí está la fuente de aquello que más necesito.

Esto no es desde luego idea nueva; la he oído antes muchas veces con distintas formulaciones pero hoy me resuena y contacta conmigo a profundidad.

¿Necesito ser escuchado? … Voy a escuchar y escucharme.

¿Necesito ser abrazado?... Voy a abrazar y abrazarme.

¿Necesito ser tomado en cuenta?...  Voy a tomar en cuenta a otros y a tomarme en cuenta a mí.

Eso es algo que he experimentado y doy fe de que funciona. Porque la maravilla es que de entrada, disuelve esa sensación de impotencia y de sentirse víctima que es tan dolorosa y que crea un fardotan pesado.

Cuando creo que mi bienestar depende de otra persona o situación, de algo en el exterior, me siento desvalido.

Por supuesto que nos necesitamos unos a otros, pero también necesitamos recordar que dentro de nosotros fluye un manantial de vida.

Esa es la buena noticia: puedo hacer lo que sí está en mis manos.

Al ser yo la fuente, como lo que doy es lo que recibo, me voy enriqueciendo, y al ponerlo en práctica se me hace realidad el que somos uno, olas del mismo mar, esencia de amor todos, y es por eso que lo que doy a otro me lo doy a mí…

Sin ponerle nombre empecé a experimentar esta realidad en situaciones muy concretas:

Por ejemplo: un día al estar con una amiga noté que no se interesaba por mí, que me interrumpía, me decía “lo que debes de hacer es …” (palabras que por cierto desatan mi furia interna)… Al darme cuenta de mi molestia tomé la determinación de eso no hacerlo yo. Entonces, sin que ella lo supiera, la convertí en mi maestra, y me conecté en mi interior con una fuente inagotable de aprendizaje.

A continuación decidí interesarme en ella, no interrumpirla, erradicar de mi vocabulario las palabras “lo que deberías hacer es…”

Cuando empecé a experimentar la satisfacción de actuar así, se me hizo evidente que la respuesta está en ser yo la fuente de lo que deseo. Entonces no hay límites al gozo y al aprendizaje.

Porque al yo dar lo que sea, me doy cuenta de que ya lo tengo.

¿Quiero alegría? Doy alegría a quien esté conmigo y descubro que… ¡Tengo alegría!

Así que ahora mi reto es aplicarlo a todas las áreas de mi vida…

Y entonces cobra un sentido pleno la oración de San Francisco: “no pido ser consolado sino consolar…” De hecho yo sé que al consolar a alguien, con muchísima frecuencia le digo lo que yo necesito oír… y al darme cuenta, basta con que me abra a recibirlo…

Y entonces me queda claro por qué la Madre Teresa adaptó esa oración diciendo: “Cuando tenga hambre, dame Señoralguien a quien alimentar…”

Esto me lleva por lo tanto a recordar que si lo que quiero es tener vida plena, he de convertirme en una fuente de vida…

Eso sí: no puedo esperar nada a cambio. No puedo hacerlo “para que yo reciba”, pues eso destruye todo.

Tengo que hacerlo generosa y espontáneamente, simplemente sabiendo que así sucede. Y ésto es algo que sólo lo veremos cuando lo creamos.

Sólo viviéndolo, como estoy segura de que ya lo han vivido en muchas ocasiones, sabemos que es cierto.

Así que les reitero la invitación a ser la fuente de su vida siendo fuente de vida para el mundo.

Sólo tengo que reclamar la riqueza de mi energía femenina, masculina, y divina… y vivir en consonancia.

Sólo tengo que reconocerme como fuente de vida. Hacerlo ha sido regalo para mí. Ojalá lo sea también para ustedes.

 

Maruja Cándano.