Palabras Mágicas Ho´oponopono

·         Dar Es Igual A Recibir

·         La vida es simple.

·         Hay leyes, por así llamarlas, que funcionan implacablemente y de las cuales podemos aprender para cambiar nuestros programas y mejorar nuestra experiencia.

·         Todo lo que creemos lo creamos.

·         Todo en lo que nos enfocamos aumenta.

·         Si creemos en la escasez, o que no nos alcanza, que no hay suficiente, así será.

·         No tendremos suficiente.

·         Cuando damos y lo hacemos con confianza en que hay para todos…

·         Cuando damos libremente sin miedo, sin esperar nada a cambio, podemos tener fe que recibiremos lo mismo o mucho más.

·         No falla.

·         Si damos amor, damos dinero, damos sonrisas, decimos palabras que reconfortan, damos atención,  damos libremente desde el corazón, nunca nos faltará nada.

·         Nuestra mente se centrara en la abundancia. Entonces tendremos cada vez más para compartir.

·         Demos con confianza y alegría.

·         Demos con la seguridad que tenemos para dar.

·         Estamos hechos de la misma sustancia de Dios.

·         Somos información y energía.

·         Somos creadores.

·         Aprendamos a quitarnos los velos.

·         Dejemos atrás todas nuestras creencias limitativas.

·         Usemos nuestro poder y hagamos algo por nuestro prójimo.

·         Como sabes, lo que damos, nos lo estamos dando a nosotros mismos y es así literalmente . . .

·         Haz la prueba con pequeñas acciones, sin esperar nada a cambio.

·         La felicidad es una de las más grandes recompensas que obtendrás.

·         Solo es un cambio de enfoque y te cambiara la vida…

·         Todo Cambia.

·         Incluso nosotros  nos encontramos en continuo movimiento y transformación…

·         Hoy no somos iguales que ayer ni somos lo que seremos mañana.

·         Nuestras células cambian, hasta nuestros pensamientos son otros a cada instante.

·         Entonces, ¿te has preguntado por qué nuestros recuerdos son los mismos?

·         Sólo nuestras memorias están fijas en el espacio y en el tiempo…

·         Y nos permitimos hacer juicios, analizar, tener opiniones, en base a algo que ya no es…

·         Date el permiso de cuestionarte la validez de tus interpretaciones, de tus creencias.

·         Ellas están ancladas en algo que ya no existe y que tal vez no existió, pero que ahora ya no nos sirve.

·         Dejemos que nuestras memorias  cambien también…

·         Dejemos a nuestros recuerdos ser lo que son: sólo un peldaño en el proceso de aprendizaje de la vida.

·         Soltemos cualquier enganche con ellos, con el pasado, para estar abiertos cada día… cada instante . . . a seguir creando libremente nuevas formas de pensar.

·         Abandonemos nuestros juicios y opiniones que nos aprisionan a viejas conductas y estemos dispuestos, flexibles y abiertos de corazón.

·         Para así poder estar en armonía con los cambios que a cada instante ocurren y poder seguir libremente el ritmo de la vida.

·         Nuestras Palabras Crean Realidad

·         Cuando sembramos una semilla, lo que esperamos de ella es que crezca. Igual sucede con lo que decimos.

·         Nuestras palabras tienen un poder creativo.

·         Cuando hablamos, le estamos dando vida a lo que decimos.

·         Estamos sembrando las semillas de un árbol.

·         Somos quienes somos porque lo hemos pensado y hablado en el pasado y todo lo que decimos se convierte en una profecía auto-realizada.

·         Lo que decimos de nosotros mismos, es lo que estamos creyendo y creando.

·         Si no te gusta lo que estás experimentando, comienza a cambiar tus palabras.

·         No sembremos semillas negativas y pongamos mucha atención a nuestras palabras.

·         Aprendamos a solo profetizar lo bueno y la semilla del bien y así será la realidad que vamos a tener.

·         Somos responsables de crear nuestra realidad.

·         En nuestras manos está también tener la vida que queremos tener.

·         Ahora estos escritos son tuyos. Los puedes compartir…

Extraído de: Palabras Mágicas

Jocelyne Ramniceanu