Despierta una Nueva Forma de Ver la Vida

¡Despierta!

 

¿Qué es lo que despertó a la Bella Durmiente?

 

Un beso de amor. Eso es también lo que nos despierta a nosotros: el amor, sentirnos incondicionalmente amados por alguien o abrirnos al amor que fluye dentro de nosotros, que es nuestra esencia, que es nuestra conexión con la Inteligencia amorosa del Universo.

 

Hay diversas llamadas a despertar despertadores (detonadores), igual que cuando duermes:

 

·        Sacudida personal

·        Estruendo externo

·        “mañanitas” amorosas…

 

¿Te preguntas si estás dormido (a)?

 

¿Si necesitas despertar?

 

Piensa: ¿Sufres, te rebelas ante lo que sucede, te sientes jalonado, tu vida te parece un desastre, crees que la  vida está contra ti, que eres una víctima?

 

¿Tienes miedo, conflicto, cargas en la vida, deseas algo, deseas cambiar algo o a alguien, no estás en paz?

 

Si te incluyes en cualquiera de esos apartados u otros similares, estás dormido, al menos parcialmente.

 

La buena noticia es que detectar eso, darnos cuenta, implica ya empezar a despertar. En Oriente dicen que despertar puede llevarte toda la vida, pero VER lleva sólo un instante.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ejercicio de visualización:

 

Asegúrate de contar con 10 minutos sin ser interrumpid@

 

·        Cierra los ojos suavemente…

·        Inhala, retén el aire y exhala dos o tres veces.

·        Pon toda tu atención por unos momentos en el aire que entra y sale de tu nariz.

·        Ahora imagina una luz en el centro de tu ser. Obsérvala: su tamaño, color y ubicación.

·        Sabes que esa luz es tu verdadero SER, tu YO SAGRADO.

·        Al reconocerlo, te das cuenta de que esa luz aumenta en tamaño e intensidad… tanto, que inunda todo tu ser, y desdibuja los contornos de tu cuerpo…

·        Te ves envuet@, por una luz brillante y cálida… la luz del Amor Infinito…

·        Sabes que es tu hogar. Que ahí perteneces, y experimentas un gozo y una paz indescriptibles… y permaneces así unos momentos…

·        Ahora dejas que aparezcan personas de tu vida sea que te gusten o no… y haces el mismo proceso de identificar su luz y verla expanderse hasta fundirse con la tuya y con la GRAN LUZ de la Esencia de Amor Infinito…

·        Te das cuenta que en esencia somos iguales y estamos interconectados.

·        Inhalas de nuevo imaginando que aspiras, esa luz en la que están tú y todos sumergidos…

·        Aprecias, valoras y disfrutas esa experiencia…

·        Ahora estás DESPIERT@... Ahora estás CONSCIENTE de esa realidad… Ahora SABES…

·        Te das unos momentos y cuando estés list@ abres los ojos, con la confianza de que esa experiencia permanece en ti y la irradias en donde estés.

 

 

Ahora bien VER es un regalo. Nosotros sólo podemos prepararnos a recibirlo llevando a cabo el proceso de Despertar.

 

Despertar es vivir con conciencia. Ver lo que ES, la realidad, sin filtros: ni del miedo del pasado ni de la angustia del futuro. Es abrirse continuamente al presente nuevo, fresco, nunca antes vivido por nadie…

 

Es caer en cuenta de que mi sufrimiento no viene de cómo son las cosas, sino de cómo deseo que sean. Es mi lucha contra la realidad lo que me hace sufrir. Es mi percepción de la realidad, es mi sistema de creencias el que me impide ver las cosas como son y me hace sufrir. No es lo que sucede afuera. Es lo que yo cre@ cerca de lo que sucede lo que me hace verlo en mi contra.

 

Despertar, por lo tanto es sanar nuestra percepción y amar la  vida, las personas y a mí mismo tal y como son.

 

Dice Krishnamurti sabiamente: “Amar es ver con claridad y responder con exactitud” Yo pienso que entonces, amar es otro nombre para despertar.

 

Despertar es aprender a vivir donde estoy; vivir lo de este momento en paz, en amor, en libertad. Es hacerme responsable de cómo veo las cosas, de mis pensamientos y de mis respuestas. En otras palabras, HACERME RESPONSABLE DE MI VIDA.

 

¿Y cómo llegar ahí?

 

La Curación de Actitudes es un estupendo camino para despertar.

 

Provee de herramientas muy sencillas y accesibles para iluminar nuestros fragmentos dormidos.

 

Despertar  =  a caer en cuenta.

 

En la vida, como en el sueño, hay muchas maneras de despertar:

 

·        Con música y besos, como en el cumpleaños: Amor de alguien, belleza de la creación…

 

·        Con estruendo o sacudidas externas, como en la muerte de un ser querido, pérdida del trabajo, etc.

 

·        Con sacudidas internas: proceso de enfermedad, revelación interior.

 

En cualquier caso, todas esas son oportunidades de abrir los ojos y ver.

 

Vgr. Película “El Cartero” (il Postino)

 

Sólo estoy despierto en el presente.

 

Cuando estoy despierto, perdono, porque veo la realidad. Entonces comprendo, perdono, aprendo y suelto.

 

Estar despierto es estar vivo; es vivir en el Amor. El miedo me mantiene dormido: en la depresión, que es miedo a enfrentar la realidad. Prefiero dormir porque creo que la realidad es terrible.

 

Estar despierto es ver quien soy realmente y amarme así.

 

Son mis creencias las que me impiden despertar y ver que la Vida, con todo incluido, al aceptarla como es, me abre posibilidades insospechadas de crecimiento, aprendizaje y gozo.

 

Puedo entonces verla como un desafío incitante que ya estoy listo para vivir.

 

·        Tradición chamánica: Ser guerrero:

 

-   Valiente.

-   Atrevido.

-   Siempre al acecho.

-   Sus batallas son internas.

-   Su conquista: él mismo.

-   Siempre alerta para que el enemigo no lo atrape.

 

Yo los invito a ver esa realidad de otra manera que no requiere campos de batalla sino espacios de amor: En vez de “guerrero”, lo llamamos “Yo testigo”.

 

Es un observador inteligente y compasivo, abierto a ver todo como es: que el amor es lo verdaderamente esencial y que el miedo y sus derivados de culpa, juicio, condena y separación, son accesorios elaborados por nosotros, y que nosotros los podemos eliminar sin dejar de ser el Yo que cada quien somos.

 

Observador, repito, alerta, inteligente, curioso, aventurero e incluso divertido.

 

Despertar es también aprender a ver de otra manera:

 

Ver todo lo que se me presenta como regalo, desafío, oportunidad, lección y, por lo tanto, decirle SI. En lugar de pelearme, darle la bienvenida: SI al éxito, SI al error, SI al dolor... Todo está ahí para mi bien.

 

No es “resignarse” en el sentido tradicional, sino en su sentido etimológico: darle sentido. Re-signar es dar un nuevo significado.

 

Estar despierto significa, en vez de ver enemigos, ver maestros y… “Regalos con Envoltura Extravagante”.

 

Estar despierto significa en verdad ver, oír, comer, tocar, oler.

 

 

Por último los invito a cerrar los ojos y pensar en algo que los hace sufrir y probar, en lugar de pelearse con ello, decirle: ¡SI!

 

Despertar es vivir en paz en donde estoy, con lo que me toca vivir. Es dejar el miedo por el amor, la inconciencia por la conciencia.

 

Cómo llegar:

 

·        Ojos nuevos, no del pasado ni del futuro, sino del amor en el presente.

·        Darle el SI a la realidad, porque descubro la verdad detrás de la apariencia (como en los cuadros de tercera dimensión), por ejemplo, que quien ataca tiene miedo y necesita amor.

 

 

 

Estar despierto:

 

·        Es ser consciente.

·        Es ver quien soy realmente y amarme.

·        Es ver cual es mi aportación única y hacerla.

·        Es ver la comunión que existe entre todos los seres y vivirla con amor y gratitud.