La Esencia de Mi Ser es el Amor

  • Donde hay amor no hay miedo.

  • Para liberarse del miedo, no hay que luchar contra él, sino dejarse seducir por el amor.

  • La paz es el regalo que nos hace el amor.

  • Solo tenemos que abrirnos a recibirla y aceptarla.

El ser humano es polvo de estrellas, dicen ahora los científicos. Yo digo que somos polvo (partículas) de amor, porque provenimos de la Fuente Infinita de Amor.

Sin embargo en el largo viaje hacia la conciencia se nos olvidó la fuente, la procedencia, y también la meta, el puerto.

Se nos olvidó que nuestro hogar es el amor y nos fuimos llenando de miedos; la humanidad hizo con frecuencia del miedo su país permanente.

Afortunadamente a lo largo de la historia siempre se han encendido luces que nos recuerdan que nuestra realidad no es el miedo, sino el amor.

Y aunque no se haya hecho la luz total, sí se han abierto rendijas.

La curación de actitudes es otra luz que nos recuerda que nuestra esencia es el amor. Que somos fundamentalmente amor y que no necesitamos tener miedo.

La curación de actitudes nos provee de herramientas para disolver los miedos, para abrir nuestra conciencia a que somos amor, poder creativo y constructivo, bondad, belleza, luz.

Y el proceso es doble: a más miedos disueltos, mayor brillo de nuestra luz. Y a mayor conciencia de esa realidad luminosa, mayor disolución de bloqueos.

Y el resultado de ese proceso es la paz. Aunque a veces, puede ir “la carreta antes de los bueyes”, y porque entro en paz, disuelvo los miedos.

A veces será de una manera y a veces de otra y todo está bien.

  • Dando amor es como lo conservo.

  • El amor se renueva a sí mismo.

  • El amor es la fuerza curativa más importante.

  • “Ahora” es otro nombre para el amor.

  • La ley del amor es la ley de la abundancia.

  • La única manera de experimentar amor es dándolo.

  • Cuanto más amor damos más tenemos.

  • Al dar a otro amor, estoy en posibilidades de aceptarlo para mí.

  • Lo que bloque a el amor es el miedo, el juicio, los pensamientos negativos y, más que nada la “autoduda”.

  • Cuanto más amemos más conciencia tomaremos de nuestro amor.

  • Cuando necesito amor, tengo que darlo: a otro o a mí.

  • Con los ojos del amor, todo lo veo diferente: comprendo, tolero, perdono, paso por alto…

  • Cuando estamos en torbellino, conflicto, etc… no somos capaces de vernos como amor. Entonces conviene, que, suavemente dejemos que algo o alguien nos devuelva el mensaje como en un espejo: la música, un animal casero, la naturaleza, alguien que nos ame.

  • Podemos preguntarnos: ¿Qué recurso u objeto tengo para verme a mí o a otro, con amor? –pausa- También podemos elegir deliberadamente algo que simbolice que yo soy amor.

  • Es fundamental ser honesto respecto al punto en que nos encontramos en este tema y reconocerlo abiertamente. Así podemos movernos hacia un estado de más paz y claridad: “Quisiera poder querer pero aún no quiero”.

  • Vivir en el amor, en mi experiencia, implica: confiar, respetar promover, unirme, comprender, tolerar, tolerar. Es aceptar al otro como es.

  • Lo contrario al amor no es el odio. Es el miedo, el juicio, la desconfianza, la separación. Es querer cambiar al otro, no dejarlo ser.

  • El amor me produce paz, el miedo conflicto. El miedo se ancla más en el pasado y el futuro.

 Maruja Cándano